Se trata de un manantial con un caudal aproximado de 6.000 litros por minuto, que permite al río Mijares recuperarse en parte de la merma que sufre aguas arriba en el desvío del curso a la presa de Cirat.

La fisiografía del cauce en esta zona ha permitido la formación de piscinas naturales que suponen una excelente zona de baño, que en la actualidad se encuentra acondicionada con una zona de merendero y juegos.

Las aguas de esta fuente fueron declaradas de utilidad pública por la Real Orden del 13 de octubre de 1863. Las aguas tienen una agradable temperatura constante todo el año, 25 ºC, por lo cual se califican como hipotermales y por su composición química, 700 mg/l sulfatado–magnésicas bicarbonatado mixtas, son consideradas como oligometálicas de mediana mineralización.